NOTICIAS
  1. #Handball 
  2. #FutsalFemenino
  3. #Natacion #CircuitoCinne
  4. Se sorteó el fixture de la B Nacional
  5. Maratón 107 Aniversario — CorreXMataderos
Fundación

El día 1º de julio de 1911, Tomas Moraca y Francisco Bilbao, en un puente de madera por debajo del cual pasaba el arroyo Cildañez, para debatir y resolver construir un club que denominaron ¨Los Unidos de Nueva Chicago¨ debido a la tradicional Avenida Nueva Chicago. Esos jóvenes luego fueron los verdaderos fundadores del club, ellos fueron: Benjamín Picazza, Carlos Rodríguez, Felipe Maglio, José Varela, C. Cambiasso, Antonio Carini y Gastón Lespy. De todos, el verdadero postulador de Nueva Chicago fue José Varela, que debido a su gran labor como presidente de la institución y su gran carisma y honestidad se supo ganar la admiración y el respeto de todos. Aparte de ser el encargado de la institución era jugador y capitán del primer equipo de Nueva Chicago. Esto lo llevo a ser la pieza fundamental para los comienzos del club.

Campos de juego

Los dirigentes se abocaron en forma más que rápida a conseguir un terreno para el campo de juego. Fue entonces que por intermedio de algunos vecinos y autoridades del Mercado de Hacienda consiguieron unos terrenos desocupados sobre las calles Lisandro de la Torre), Tandil, Chascomús y Jachal (hoy Timoteo Gordillo). La donación se debe a Don Alejandro Morh, alto funcionario del Mercado de Hacienda, quien entre otras cosas había formado la Mutual para el personal del Mercado, con el beneficio que esto representaba para sus familiares directos. Luego de un arduo trabajo,donde colaboró todo el vecindario, se emparejó la tierra y se abrieron unos surcos para desviar un pequeño arroyo que cruzaba el campo cedido gracias a la gentileza de Don Alejandro

El origen de los colores

Varias fueron las propuestas presentadas a la hora de definir los colores de la camiseta. Algunos sostenían que debían ser como las de Alumni, roja y blanca; otros como la de Racing, celeste y blanca; pero en ese momento de discusión, pasó una chata cargada con fardos de pasto que tenía los colores verde y negro, transitando por la Avenida Campana (hoy Avenida Crovara) hacia los nuevos mataderos. José Varela al verla exclamó: “muchachos, ya tenemos los colores, serán el verde y negro”. Todos lo miraron y aprobaron la moción. El destino quiso que aquella chata conducida por el paisano Leopoldo Roldán, padre del conocido fotógrafo del Club: Carlín, determinara la elección de los colores, que fueran con el correr de los años, la forma de distinguir a una de las instituciones más populares dentro del fútbol argentino.